Seleccionar página

CONÓCEME

Te descubro todo aquello de mí que no siempre se refleja en mi trabajo, aunque -sin duda alguna- ha condicionado quién soy y a lo que me dedico. ¡Gracias por tu visita!

Soy carmen

Esta web que visitas es el reflejo de un arduo trabajo de reafirmación personal y profesional. Tengo Tu Tiempo es el modo en que se sustancia una etapa de mi vida en la que decidí afrontar mis propios éxitos desde la más profunda humildad, y los pequeños (y grandes) fracasos con firme voluntad de superación.

No ha sido un camino fácil. Soy el ejemplo de superación y de no perder de vista un sueño que a veces se hacía lejano e inalcanzable pero que nunca se nubló en mi horizonte.

Quien te cuente que ha conseguido el éxito en el autoempleo sin ningún tipo de sacrificio, y sin sufrir algún que otro latigazo del destino, te está mintiendo vilmente. Es por esto que valoro enormemente el lugar hacia donde se ha dirigido mi vida y mi profesión, y es ese el motivo por el que mi pequeña y modesta agencia se ha mimetizado tanto conmigo que somos uno solo.

 

Me formé en Ciencias de la Comunicación por puro accidente. Había escogido la carrera de medicina y tenía una nota muy alta, pero distintas circunstancias confluyeron para que no fuera posible. Entonces me decanté por otra especialidad, por probar (y creo también que por despecho), aunque pienso que la carrera me eligió a mí, y no al revés. Nunca he agradecido lo suficiente a la vida que me diera tal oportunidad.

De todas formas, de bien pequeña ya “apuntaba maneras”.

Leía y escribía sin parar, y mi madre contaba que decía infinidad de cosas con las manos y con todo tipo de gestos, mucho antes de comenzar siquiera a articular palabra alguna.

Aunque tuve varios trabajos mientras estudiaba, tuve la gran suerte de que una multinacional de la cosmética me eligiera para su departamento de comunicación, y eso, para alguien como yo, fue como si a un aspirante a cocinero le dejas expresarse en la cocina de un lujoso restaurante.  De ahí pueden salir grandes cosas.

 

Poder expresarme de mil y una formas por escrito está en mi ADN. No obstante, muy pronto aprendí que para hablar bien al mundo, antes DEBES saber conversar contigo mismo.

Después de casi trece años dedicados en cuerpo y alma a ese cargo, trabajar a 400 kilómetros de casa y un crío todavía muy pequeño ganaron la batalla, y aproveché la venta de la empresa a una corporación china para aceptar un despido acordado que me permitió contar con un interesante colchón económico con el que no preocuparme durante un tiempo.

Empleé ese período para reflexionar sobre lo que quería hacer y de qué manera materializarlo.

De ahí surgió una sociedad que se mantuvo por espacio de cuatro años y medio y que tuvo que disolverse por la diferencia de criterio en el reparto de tareas y de honorarios. Como tal vez te hayas imaginado, yo era la que trabajaba 12 horas al día, mientras la otra persona era la que se adjudicaba el suelo más alto sin “dar un palo al agua”.  Aquello no se sostenía y estaba minando mi salud.

Cuando apuestas te arriesgas a perder, y hay que asumirlo sin dejarse llevar por otra emoción que no sea el orgullo por haber puesto todo de ti.  Pero aprendí, ¡vaya que sí!

De vuelta a trabajar por cuenta ajena

Pero esta vez fue muy diferente, me encontré en un escenario completamente distinto.

Parecía inimaginable retroceder tanto en tan poco tiempo. 

Las condiciones de trabajo se endurecieron, y los jefes, que no líderes, fueron contribuyendo a crear un clima de competitividad completamente opuesto a la cooperación y el trabajo en equipo.

Fui saltando de un trabajo a otro, a cual peor… La crisis económica estaba causando estragos y ya era una suerte trabajar, aun en condiciones de auténtica esclavitud. 

Comencé a formarme en diferentes disciplinas (marketing, SEO, diseño web, etc.)  con el objetivo de aumentar mis capacidades y sentirme más preparada para interactuar en un escenario laboral encarnizado, falto de compañerismo y exigente, mucho más si eras mujer. 

Cuando me sentí de nuevo competente y con suficientes aptitudes, dejé todo aquello y volví a empezar de cero por cuenta propia. Alcancé un ascenso rápido, y todo el pasado me sirvió para valorar lo que había conseguido por mí misma y agarrarme a ello con todas mis ganas. 

Pero entonces sobrevino la enfermedad, y tuve que hacer un parón de un año y medio, más o menos. Una experiencia en la que te pruebas al máximo y de la que aprendes mucho. 

Antes de plantearme la reincorporación, recibí la llamada de un viejo conocido, y fue ahí cuando volví a tomar contacto con el entorno laboral y la empresa. 

Fueron sucediéndose algunas colaboraciones esporádicas hasta que la idea de volver a ser la gestora de mi agenda y de mis clientes tomó forma en el proyecto actual que hasta la fecha ha ido evolucionando, pero que sigue mi propia filosofía personal de hablar de “tú a tú” al cliente, de forma clara y transparente, sin ambages,  y de tratar del mismo modo en que yo misma querría que me trataran. 

Mi agencia responde a mi modo de entender la comunicación entre las personas:  de un modo bidireccional y constructivo; escuchando de un modo activo y empatizando con las circunstancias del otro.

 

Tengo tu tiempo

Ayudo a autónomos, pequeños negocios, instituciones, y empresas de todo tipo y actividad a vender más y a crecer más rápidamente. 

Trabajo a su lado para conocer a fondo su propuesta, el perfil de su comprador tipo, objetivos y expectativas,  y consigo -gracias a las palabras-  que su poder de atracción y de conversión sea mayor, impulsando su posicionamiento,  despertando mayor confianza en sus clientes, ganando  credibilidad en su mercado y alcanzando predominancia en su sector.

Trabajo, además, junto a un equipo de freelances expertos en diversas disciplinas para cubrir la alta demanda y ofrecer soluciones que cubran las necesidades comunicativas del siglo XXI.

De cero a cien en poco tiempo y con la más alta fiabilidad. Te brindo el vehículo que llevará a tu empresa al éxito.

Aprovechar la oportunidad depende solo de ti. Si así lo quieres, aquí me tienes.  

 

  • CopyWriting
  • Arquitectura de la información
  • Estrategia de contenidos
  • Soluciones personalizadas

Entre aquello que dices y la respuesta que obtienes puede haber grandes desajustes. Simplifica el proceso, mejora el mensaje, y aumentarás tu éxito.

¿un café?

Consentimiento

(*) Tratamiento datos personales (pulsa + para obtener información)

Le informamos conforme a lo previsto en el RGPD de 27 de abril de 2016 que LA PROPIETARIA DEL SITIO recaba y trata sus datos de carácter personal, aplicando las medidas técnicas y organizativas que garantizan su confidencialidad, con la finalidad de gestionar la relación que le vincula. Usted da su consentimiento y autorización para dicho tratamiento. Conservaremos sus datos de carácter personal únicamente el tiempo imprescindible para gestionar nuestra relación. 

Más información aquí.